Gonzalo Jácome se desplaza hasta Oporto, lugar donde Rui Moreira fue el primer alcalde independiente de una ciudad de más de 100.000 habitantes.